Saltar al contenido

Aire Acondicionado

INDICE

Qué aire acondicionado instalar: Tipos, funciones y precios

Una buena manera de hacer que una casa sea más confortable es instalar aire acondicionado. Esta sencilla decisión nos ayudará a combatir el calor en verano y el frío en otoño. En muchos casos, también ayuda a aumentar el valor de la vivienda. Sin embargo, es posible que tenga una pregunta muy concreta: ¿cuánto cuesta instalar un aire acondicionado?

Tipos de aire acondicionado y costes de instalación

Aire acondicionado por conductos

La instalación de aire acondicionado por conductos es una de las más caras, a pesar de que añade mucho valor a su vivienda o local. Tienen la ventaja de ofrecer una gama muy amplia de prestaciones, lo que las hace ideales para los espacios comerciales. En la construcción de viviendas modernas, los conductos de aire acondicionado suelen estar preinstalados para facilitar la posterior instalación de este tipo de sistema de aire acondicionado si es necesario. La instalación completa de un sistema de aire acondicionado central puede costar entre 2.000 y 3.500 ¤.

Acondicionadores de aire Inverter

Los aires acondicionados divididos son los más instalados y son relativamente baratos. La unidad exterior está formada por un compresor y la unidad interior por el evaporador y el condensador; ambos se instalan a través de pequeños agujeros en la pared. Existen climatizadores split 1×1, 2×1 y 3×1, según el número de unidades interiores. El acondicionador de aire dividido montado en el techo ofrece más potencia, pero conlleva mayores costes de instalación porque requiere un falso techo. La instalación de un aire acondicionado con 4 splits puede costar entre 800 y 1.000 ¤ con una preinstalación.

Acondicionadores de aire portátiles

Los aires acondicionados portátiles o de ventana permiten instalar un aire acondicionado sin necesidad de realizar obras. Se trata de acondicionadores de aire que pueden trasladarse de una habitación a otra, pero siguen necesitando ventilar el exceso de aire a través de un conducto colocado en la ventana. Aunque son menos potentes que los aires acondicionados tradicionales o por conductos, pueden ser una solución para los días más calurosos. El precio medio de los aires acondicionados portátiles es de 400 euros.

Aire acondicionado con bomba de calor

La mayoría de los aires acondicionados modernos cuentan con este sistema de bomba de calor con tecnología inverter, que permite calentar las habitaciones en invierno utilizando el aire exterior independientemente de la temperatura y convirtiéndolo en energía utilizable. Además, la tecnología inverter permite mantener una temperatura estable y ajustar gradualmente la potencia en función de la demanda de calor. La instalación de dos aparatos de aire acondicionado split 1×1 con bomba de calor inverter costaría unos 1.500 euros.

Una de las principales ventajas de los aires acondicionados portátiles es que, a diferencia de otros, no necesitan ser instalados. Otro aspecto importante es que un aire acondicionado portátil, como su nombre indica, puede trasladarse de una parte de la casa a otra, proporcionando frescor en más de una zona concreta. Y se pueden utilizar si se cambia de casa o de ubicación, por ejemplo. Además, hay otras dos ventajas: tienen un bajo consumo de energía y un precio más bajo que otros tipos de aire acondicionado. Un aire acondicionado portátil de calidad puede costar alrededor de 400 o 500 euros.

Información útil

presupuesto instalación aire acondicionado
El precio medio de la instalación de un aire acondicionado es de unos 1.500 euros, pero en las viviendas que no tienen preinstalación, la instalación de aire acondicionado por conductos puede costar hasta 4.500 euros.
La reparación del aire acondicionado puede costar entre 200 y 600 euros, según el tipo de modelo y el problema.
La mano de obra para instalar un split ya comprado costaría unos 150 euros.


Mantenimiento del aire acondicionado: ¿cuánto cuesta?

Mantener limpios los filtros del aire acondicionado

Los filtros de la unidad interior deben lavarse para eliminar el polvo y la suciedad que se acumula en ellos; si están demasiado sucios y desgastados, debe sustituirlos por otros nuevos. La limpieza de los filtros es esencial para garantizar la calidad del aire y evitar problemas de salud a los ocupantes del edificio. Cuanto más se utilice el aire acondicionado, más frecuentemente deben limpiarse los filtros. Además de la limpieza, se recomienda desinfectar los filtros con un producto especial para eliminar hongos, virus y bacterias. Asimismo, el ventilador y el radiador (por dentro y por fuera) deben mantenerse limpios y en buen estado. El precio medio de la limpieza de los conductos y filtros de aire de una casa es de unos 150 a 200 euros. Estos precios incluyen el llenado de aire y la puesta a punto.

Comprobación de la unidad exterior de los aparatos de aire acondicionado split

El mantenimiento regular de los acondicionadores de aire interiores y exteriores es esencial. No hay filtros en la unidad de aire exterior, pero la suciedad se acumula en la bobina de intercambio, por lo que el polvo depositado en esta parte de la unidad debe ser cepillado o soplado a presión. En estos casos, es aconsejable que el aire acondicionado sea revisado por un profesional, ya que puede ser peligroso si no se conoce el funcionamiento del aparato. Una revisión profesional del aire acondicionado puede costar entre 80 y 100 libras.

Fugas de gas y recarga de refrigerante

Hay varios factores que hay que tener en cuenta a la hora de rellenar el gas refrigerante de los aparatos de aire acondicionado:

  • Busque una fuga: De nada sirve rellenar el gas del aire acondicionado si antes no se arregla la fuga por la que se escapa el gas. Por lo tanto, un profesional debe buscar la posible fuga y arreglarla.
  • Precio del gas refrigerante: el precio del gas varía según el tipo de gas; suele costar alrededor de 10-15 libras/kg. La cantidad de gas necesaria depende del aparato de aire acondicionado: los aparatos de aire acondicionado split 1×1 suelen tener 1 kg de gas en el sistema, mientras que un aparato de aire acondicionado por conductos puede necesitar hasta 5 kg de gas. Además del coste del gas del aire acondicionado, tendrá que tener en cuenta el impuesto sobre gases fluorados, en función de la cantidad.
  • Mano de obra: los profesionales de la climatización suelen cobrar unos 25€/hora, más los gastos de desplazamiento, que dependen de la distancia a la que se encuentre el profesional. Por lo general, los profesionales cobran entre 15 y 20 euros por los desplazamientos.

Fugas de agua y revisión de desagües

Para evitar las fugas de agua en su sistema de aire acondicionado, es importante hacer una revisión periódica de los desagües de aire. Para ello, es necesario retirar la carcasa del aire acondicionado y aplicar una dosis de un producto especial indicado para la limpieza de los desagües del aire acondicionado. El coste de encontrar una fuga, sellarla y rellenar el gas del aire acondicionado suele oscilar entre 200 y 250 euros.

Consejos para instalar un aire acondicionado

Calcule cuál es el mejor acondicionador de aire para la habitación en cuestión.

A la hora de instalar un aire acondicionado, es importante tener en cuenta el tipo de vivienda y la estancia que se quiere climatizar: No será lo mismo instalar un aire acondicionado en un estudio que en una mansión o un edificio comercial. Además de la potencia del acondicionador de aire concreto, hay que tener en cuenta el espacio disponible, el aislamiento térmico del edificio y su uso.

  • El nivel de potencia acústica del acondicionador de aire debe tenerse en cuenta antes de la instalación, especialmente si se va a instalar en un dormitorio o en habitaciones con mucho tráfico. Puedes comprobar el nivel de sonido en la etiqueta del producto o consultar a un profesional; en general, se recomienda que el nivel de sonido en el dormitorio no supere los 24 decibelios.
  • Hay aparatos de aire acondicionado que vienen con accesorios para mejorar la calidad del aire, como filtros antibacterianos que eliminan los malos olores. Estos filtros están especialmente recomendados para las personas que sufren alergias u otras afecciones respiratorias como el asma.

Elección de la ubicación del acondicionador de aire

La ubicación de los acondicionadores de aire influye en la eficiencia del mismo, consiguiendo una temperatura estable y ahorrando energía. Por lo tanto, debe tener en cuenta tanto la unidad exterior como la interior en el caso de las unidades divididas y las rejillas de ventilación en el caso de los aires acondicionados por conductos. Se recomienda buscar el asesoramiento de instaladores de aire acondicionado profesionales que conozcan la mejor ubicación de cada uno.

Contratación de un instalador cualificado

Un certificado de instalador autorizado y un certificado de aptitud son dos de los requisitos que debe tener todo instalador de aire acondicionado. Mientras que el primero no es obligatorio por ley porque es difícil de obtener, el segundo sí lo es y garantiza que el profesional tiene los conocimientos de tensión, electrónica y manejo de gases necesarios para una instalación segura y de calidad.

En general, la diferencia es que un instalador con certificado de instalador tiene un nivel de formación superior (se requiere una formación profesional para obtenerlo, y no todos los profesionales tienen acceso a ella). Sin embargo, es necesario tener el certificado de competencia porque hay buenos profesionales con experiencia en esta categoría antes de que se exija la normalización de la formación.

Además de comparar diferentes modelos de aire acondicionado, es importante contratar a profesionales que puedan asesorarle en todos los aspectos de la instalación y realizar el trabajo de forma eficiente. Para ello, es aconsejable comparar las opiniones del profesional en cuestión y ver si ofrece una buena relación calidad-precio. Los instaladores profesionales también pueden ofrecer servicios de mantenimiento del aire acondicionado para garantizar su buen funcionamiento.

Preguntas frecuentes sobre el aire acondicionado

¿Existen normas para la instalación de aire acondicionado?

Sí, aunque depende del municipio, las directrices para la instalación de aire acondicionado suelen ser las siguientes:

  • La instalación no puede extenderse más de 30 pulgadas más allá de la fachada para los edificios comunes. En las viviendas unifamiliares, esta dimensión puede aumentarse por razones funcionales.
  • La integración en la fachada del edificio requiere un estudio, que debe ser informado y aprobado por la Asociación de Vecinos.
  • El calor exterior de un aparato de aire acondicionado no debe aumentar la temperatura del aire ambiente en más de 3ºC en un radio de 1,10 metros.
  • La instalación de la unidad de aire acondicionado, junto con las obras asociadas, está sujeta a la solicitud de planificación correspondiente y al rendimiento de la unidad que se instale.

¿Cuándo es el mejor momento para instalar el aire acondicionado?

Cuando llega la primavera, la gente empieza a pensar en instalar el aire acondicionado. Con la llegada del verano, aumentan las ventas y es probable que la disponibilidad en las tiendas y de los proveedores sea menor. Es mejor planificar con antelación y ponerse en contacto con los proveedores durante los periodos de baja demanda. Las nuevas instalaciones son calientes y frías, y se puede encontrar mejor disponibilidad y precios en invierno.

Por lo tanto, el mejor momento para instalar un aire acondicionado es entre octubre y marzo, la «temporada baja» para este tipo de sistemas. Si elige la instalación en verano, el precio será probablemente más alto debido a la alta demanda y la disponibilidad de instaladores profesionales será menor, lo que dará lugar a tiempos de espera más largos.

¿Cuál es el mejor lugar para instalar un aire acondicionado?

Lo mejor es instalarlo en las habitaciones donde se pasa la mayor parte del tiempo, como el salón, el comedor o los dormitorios de la casa. No se recomienda instalarlo en las cocinas porque los humos, aceites y grasas lo decoloran y dificultan su mantenimiento. Además, las cocinas necesitan disipar más calor que otros tipos de habitaciones, por lo que el consumo energético del aire acondicionado es mayor que en otras estancias.

Si la habitación en la que está instalado el aire acondicionado es demasiado pequeña, a veces el sistema se apaga automáticamente. Esto puede deberse a que el aire vuelve al sensor del sistema y detecta una temperatura que no es la real. En este caso, es aconsejable instalar el acondicionador de aire en el punto más alto posible y en lugares donde se pueda aprovechar la potencia del mismo.

Pasos para seleccionar el acondicionador de aire que se va a instalar

Preinstalación de conductos de aire acondicionado

El primer paso es comprobar si el inmueble tiene conductos de aire acondicionado preinstalados. En la mayoría de las casas modernas, la preinstalación se considera durante la construcción; sin embargo, en las casas más antiguas, es probable que no sea así. Si ya se ha realizado la preinstalación, es posible instalar el aire acondicionado central por conductos o cassette. Si no es el caso, es más fácil y barato instalar un sistema de aire acondicionado fijo que no requiera mucho trabajo.

Por otro lado, en algunas comunidades de vecinos, no se permiten los aires acondicionados en las fachadas de los edificios o en los patios traseros; en estos casos, deberá optar por un aire acondicionado portátil o de ventana. No es necesario instalarlos, aunque suelen ser más ruidosos y antiestéticos.

Elección del tamaño del acondicionador de aire

Un aspecto importante de cualquier instalación es la potencia del aire acondicionado. Los instaladores tienen una pauta de 100 frigs por pie cuadrado. Así que para enfriar una habitación de 12 pies cuadrados, necesitas una unidad con una potencia mínima de 1200 frigorías/hora (1395 W).

La capacidad de refrigeración es una unidad de energía que se está quedando obsoleta, y muchos catálogos de aire acondicionado e instaladores se refieren a la capacidad en vatios (W). La conversión es: 860 frigs = 1000 vatios (1 kW).

Hay que tener en cuenta que los instaladores hablan de una potencia mínima, ya que factores como el aislamiento de las ventanas, las características climáticas, el número de personas en la habitación y la orientación de la vivienda pueden hacer que se necesite un aparato de aire acondicionado con mayor capacidad de refrigeración. Por este motivo, también se recomienda un buen aislamiento de las ventanas.

Elegir el tipo de aire acondicionado

Un acondicionador de aire utiliza dos tipos de tecnología: la convencional y la invertida.

Convencional: fijando una temperatura deseada, el acondicionador de aire trabaja para alcanzar la temperatura deseada. Una vez alcanzado este valor, se detiene (de forma manual o automática) hasta que la temperatura comienza a variar de nuevo, lo que la enciende.
Inverter: estos sistemas alcanzan y mantienen la temperatura en un funcionamiento constante. Alcanzan la temperatura ajustada más rápidamente que las unidades de ajuste fijo; disminuyen gradualmente su potencia cuando alcanzan la temperatura deseada.
Aunque la mayoría de las marcas ya sólo fabrican unidades con tecnología inverter, algunas todavía se comercializan con el sistema convencional. La tecnología inverter ofrece un menor consumo, por lo que actualmente es la opción preferida para su instalación.

Eficiencia energética de los acondicionadores de aire

Todas las unidades tienen las siguientes calificaciones energéticas: A, A+, A++ y A+++.

Las unidades con calificación A son las que más energía consumen, mientras que las unidades con calificación A++ tienen un mejor índice de consumo. Desde el punto de vista energético, es aconsejable comprar un aire acondicionado A+++ con tecnología inverter, que está disponible desde unos 600 €. Aunque pueden ser hasta 200 libras más caras que una unidad con clasificación de eficiencia A+, es una diferencia que puede reflejarse en la factura de la luz de ambos equipos en unos 6 meses, ya que el ahorro en la factura de la luz puede ser de hasta un 40%.

Ventajas de instalar un sistema de aire acondicionado con tecnología inverter

Menor consumo de energía

Gracias a la tecnología inverter y a la mejora de las unidades con calificación de eficiencia energética A+ o superior (hasta A++), la eficiencia energética de los acondicionadores de aire ha mejorado con el tiempo, reduciendo el consumo.

Los acondicionadores de aire tradicionales controlan la temperatura mediante un termostato que pone en marcha y detiene las unidades, lo que provoca picos de consumo de energía muy elevados. Los climatizadores Inverter, en cambio, consiguen un mayor confort ajustando su consumo a la demanda de calor de la situación y regulando gradualmente la temperatura con la ayuda de un sistema de bomba de calor. Aunque los equipos inverter suponen inicialmente un mayor coste económico, a largo y medio plazo suponen un importante ahorro de entre el 25 y el 50% en la factura de consumo eléctrico respecto a los equipos de aire acondicionado tradicionales.

Alcanzar la temperatura deseada más rápidamente

Los acondicionadores de aire con inversor son capaces de alcanzar la temperatura establecida más rápidamente que las unidades fijas convencionales, ajustando su capacidad de refrigeración a la temperatura ambiente del edificio con mucha más precisión que las unidades fijas, y reduciendo su capacidad a medida que se aproxima la temperatura ambiente deseada.

Este tipo de aire acondicionado, gracias a sus sistemas electrónicos, consigue funcionar siempre en condiciones óptimas, independientemente de la temperatura del ambiente exterior.

Más paz y duración

Al evitar los constantes arranques y paradas del compresor, los acondicionadores de aire con tecnología inverter reducen significativamente el ruido y, al mismo tiempo, prolongan su vida útil gracias al menor esfuerzo mecánico. Por la misma razón, la tecnología de los inversores suele requerir menos mantenimiento.

Cómo se instala un aire acondicionado