Saltar al contenido

Calefacción

¿Cuánto cuesta un sistema de calefacción doméstica?

Instalar un sistema de calefacción en su casa es una de las formas más eficaces de combatir los meses de frío. Pero antes de tomar esa decisión, es normal que se haga algunas preguntas, como: ¿Cuánto cuesta la instalación de radiadores?

En GrouponEmpresas queremos explicarte cuáles son tus opciones a la hora de instalar radiadores en tu casa, y cuáles son los precios de cada opción.

Cuando decides instalar un calentador en tu casa, lo más importante es que se adapte perfectamente a tus necesidades. Esta perfección dependerá de los factores que sean importantes para usted: Precio, uso, coste de instalación, mantenimiento, etc.

Para ayudarte a tomar la mejor decisión, nos gustaría empezar explicando los diferentes tipos de radiadores que puedes encontrar en el mercado hoy en día. Hablaremos de sus ventajas y desventajas, y a continuación expondremos sus precios aproximados.

Precios de calefacción

Tipo de calefaccióinPrecio (100 m²)
Instalar calefacción de gas natural y radiadores3.300 €
Instalar calefacción de gasoil y estufas2.500 €
Instalar calefacción eléctrica y radiadores2.200 €
Instalar calefacción por biomasa y estufas7.500 €
Instalar suelo radiante térmico4.500 €
Instalar calefacción por aerotermia y radiadores6.000 €
Instalar calefacción con bomba de calor2.500 €

Estos precios son orientativos y pueden variar en función de varios factores según el tipo de trabajo.

Precios de los sistemas de calefacción

Radiadores

Los radiadores pueden conectarse a la red eléctrica o a un circuito de agua, normalmente calentado por una caldera de gas, aceite o biomasa. La ventaja de los radiadores o radiadores eléctricos para la calefacción del baño es que no es necesario hacer obras para instalarlos, aunque su consumo energético es mayor que el de otros sistemas.

El precio de los calefactores azules o de los radiadores de aceite de diseño es a partir de 100 euros. Los radiadores conectados a circuitos de agua caliente son más baratos y empiezan a 50 ¤.

Bombas de calor

Estos dispositivos toman el calor ambiental y lo transfieren al interior de un edificio a través de un sistema de división o de conductos. Son sistemas eficaces, aunque funcionan peor en climas muy fríos. También funcionan a la inversa, extrayendo el calor del interior del edificio y liberándolo al exterior para enfriar el espacio.

Las bombas de calor de fuente de aire suelen costar entre 700 y 2.500 euros. Este precio debe incluir el coste de la instalación, que puede oscilar entre 180 y 250 euros.

Estufas

Funcionan quemando biomasa: madera, pellets, cáscaras de nuez o huesos de aceituna. Todos ellos son combustibles de bajo coste que pertenecen a las fuentes de energía renovables. Pueden ser simples estufas o calderas que calientan un circuito de agua caliente. Es un sistema de calefacción eficiente que sólo requiere un conducto de humos para su instalación.

El precio depende de la potencia del aparato. Se pueden encontrar estufas para calentar una habitación a partir de 600 euros. En el caso de las calderas, pueden alcanzar hasta 4.000 euros.

Calefacción de suelo

La instalación es bastante alta. Si funciona mediante un circuito de agua caliente bombeado por una caldera, las tuberías deben instalarse bajo el suelo. En cambio, si se trata de un sistema de calefacción eléctrica, se colocan resistencias o redes de calefacción bajo el suelo. La ventaja es que su consumo de energía no es elevado, ya que funcionan a bajas temperaturas.

En general, la instalación de la calefacción por suelo radiante cuesta entre 50 y 80 euros/m². Es importante comprobar si el precio del generador (caldera y calentador de aire) está incluido en el presupuesto de la calefacción por suelo radiante o no.

Información útil

presupuesto calefacción
El precio de la instalación de un sistema de calefacción en una casa o habitación depende del tipo de sistema de calefacción elegido y de las características de la instalación.
Por regla general, un sistema de calefacción completo cuesta entre 2.000 y 4.000 euros. En el caso de los radiadores eléctricos, el coste se puede dividir por dos.

¿Cuánto cuesta instalar un sistema de calefacción? Fuentes de energía y ejemplos de presupuestos

Calefacción eléctrica

En el campo de la calefacción eléctrica, los radiadores térmicos, conocidos como Blue Heat, se han utilizado cada vez más en los últimos años. Son una innovación respecto a los radiadores tradicionales. Funcionan con electricidad y no requieren ninguna instalación. Lo único que hay que hacer es montar el radiador en la pared y conectarlo. No desprenden olores ni gases, son respetuosos con el medio ambiente y pueden programarse para adaptarse a las necesidades de cada hogar. Hay tres tipos de calentadores eléctricos: Calentadores secos, líquidos o cerámicos (de más rápido a más lento). El único inconveniente es el elevado precio de la lámpara.

El precio de los calefactores depende de la potencia que quieras comprar. Puede oscilar entre 120 ¤ (450-500W) y 400 ¤ (2000W). Cuanto mayor sea la potencia, más habitaciones de la casa se calentarán.

Calefacción de gas

El gas natural es una fuente de energía muy barata, segura e ininterrumpida. La instalación de un sistema de calefacción de gas natural debe ser realizada por un técnico cualificado. El coste dependerá de las características de la vivienda y del tipo de sistema que se quiera instalar. Aunque el coste pueda parecer elevado al principio, el ahorro a largo plazo es más que considerable.

Durante la instalación, hay que llevar el suministro de gas a la casa para conectarlo al sistema. A continuación, hay que instalar un calentador de agua (si el suministro es sólo de agua caliente) o una caldera (agua caliente y calefacción). Por último, cabe señalar que el gas natural es un combustible de bajo mantenimiento.

El precio de la instalación de un sistema de calefacción de gas en una casa puede partir de 2 500 euros – 3 500 euros:

  • Caldera de condensación: 1.000 – 1.200 euros.
  • Instalación y suministro de gas natural: 500 – 650 euros.
  • Instalación de 6 radiadores: 700 euros.

Sistema de calefacción de aceite

Este tipo de calefacción suele instalarse principalmente en zonas o edificios donde no hay suministro de gas. El petróleo es un combustible muy eficiente que permite que el sistema de calefacción funcione de forma muy eficaz y caliente los edificios rápidamente. Además, es un aparato de baja temperatura, por lo que consume menos, es muy seguro y emite menos gases perjudiciales para el medio ambiente.

El principal inconveniente de este tipo de calefacción es que se necesita una habitación bien climatizada para albergar los depósitos de combustible. También hay que vigilar los niveles para que no se agoten.

En cuanto al coste de este tipo de calefacción, puede llegar a ser de 4.000 euros para una vivienda unifamiliar:

  • Instalación de la cisterna: 500 – 1.000 euros.
  • Caldera: 1.000 € – 1.500 €.
  • Instalación y certificado de la caldera: 450 €.
  • Instalación de 10 radiadores: 1.800 €.

Calefacción geotérmica o aerotérmica

Este tipo de calefacción ecológica utiliza recursos naturales renovables e inagotables. La calefacción geotérmica utiliza el calor almacenado en el subsuelo, extraído mediante sondas introducidas en el suelo. La aerotermia, en cambio, utiliza la energía almacenada en el aire para generar calor. En ambos casos, se suelen utilizar bombas de calor para extraer la energía y convertirla en aire acondicionado para un edificio.

Son sistemas de calefacción muy económicos en términos de consumo, ya que pueden reducir la factura energética hasta un 60%. Son ideales para los sistemas de calefacción por suelo radiante que funcionan a bajas temperaturas, son sistemas muy eficientes y no producen gas.

En cuanto al precio, depende del sistema instalado, pero es elevado. En una casa unifamiliar de 180 m², un sistema geotérmico con bomba de calor y suelo radiante puede suponer una inversión de unos 30.000 euros, cuyo coste depende del número de pozos, el tipo de suelo y la potencia de la bomba de calor. En el presupuesto, la captación geotérmica costaría unos 9.000 euros y la sala técnica unos 12.000 euros.

En el caso de los sistemas aerotérmicos con calefacción por suelo radiante, el coste puede ser de unos 20.000 euros para una casa de unos 180 m². Hay que tener en cuenta que sólo la bomba de calor de 10 kW cuesta entre 8.000 y 10.000 euros.

Calefacción con energías alternativas

Además de la energía solar, la aerotermia y la geotermia, hay que mencionar la biomasa como fuente de energía alternativa para los sistemas de calefacción. Estos sistemas funcionan con diferentes combustibles, que pueden ser madera, pellets, huesos de aceituna o cáscaras de nuez. También hay sistemas mixtos en los que se pueden utilizar indistintamente ambos combustibles.

Ambos son sistemas de calefacción eficientes y económicos que utilizan fuentes de energía renovables. Sin embargo, se necesita espacio para almacenar el combustible e instalar la caldera para calentar el circuito de agua que alimenta los radiadores. Otra opción es instalar hornos.

En cuanto al precio, si tienes un circuito de calefacción por agua caliente, sólo tienes que sustituir la caldera, que puede costar entre 2.000 y 3.000 euros, según la potencia y el tipo de combustible utilizado. Si hay que hacer toda la instalación en una vivienda unifamiliar, la inversión necesaria puede superar los 6.000 euros.

Ejemplos de presupuestos

Son muchos los factores que influyen en el precio de la instalación de la calefacción en una casa. Sólo la mano de obra de la instalación de la caldera y los radiadores puede suponer alrededor del 30% del presupuesto. El tipo de sistema también influye, ya que la aerotermia o la geotermia son más caras por el equipamiento y el suelo radiante por la dificultad de su instalación. El tamaño de la propiedad es el tercer factor que determina el presupuesto.

  • La instalación de un sistema de calefacción sin obra con radiadores eléctricos en una casa de 70 m² costaría a partir de 600 euros, teniendo en cuenta que cada radiador cuesta al menos 600 euros.
  • Un sistema de calefacción de gas natural para una casa de 110 m² costaría a partir de 3.500 euros con 8 radiadores y unos 6.000 euros con suelo radiante.
  • Un sistema de calefacción con caldera de biomasa o gasóleo para una casa de 100 m² cuesta a partir de 4.000 euros.
  • Un sistema de climatización geotérmica para una casa de 150 m² costaría a partir de 25.000 euros con calefacción por suelo radiante.

Consejos para elegir el sistema de calefacción adecuado

Considere la ubicación de la casa o propiedad.

El clima varía mucho de un lugar a otro, por lo que la necesidad de aire acondicionado también varía. Las zonas del interior suelen tener inviernos más fríos, por lo que es aconsejable instalar un sistema de calor constante, como la calefacción de gas natural, aunque primero hay que comprobar que las tuberías llegan a la zona y que existe la posibilidad de conexión. Si la calefacción de gas no es posible, la alternativa puede ser una caldera de pellets o de biomasa.

Y en las regiones más cálidas o en las segundas residencias, la calefacción puntual con estufas, radiadores eléctricos o bombas de calor puede ser suficiente para los meses de invierno.

Impacto medioambiental

Al igual que otras tecnologías, los sistemas de calefacción están cada vez más comprometidos con la reducción de las emisiones de CO2 y la utilización de fuentes de energía de forma respetuosa con el medio ambiente.

Las calderas de biomasa o de condensación son menos perjudiciales para el medio ambiente.
El ahorro de energía y la eficiencia son dos consideraciones importantes a la hora de elegir un sistema de calefacción sobre otro. Las calderas de condensación, por ejemplo, son un 18% más eficientes que las convencionales.
Todas las viviendas deben tener una etiqueta de eficiencia energética que indique el grado de eficiencia energética de la vivienda. También puede ser una buena indicación del tipo de sistema de calefacción que necesita.

Tipo de propiedad

Las características estructurales del inmueble son un factor importante a la hora de elegir un sistema de calefacción. Para las viviendas unifamiliares, los sistemas más recomendables son los que ofrecen un alto rendimiento, un bajo consumo y la posibilidad de zonificar para evitar calentar las habitaciones vacías o no utilizadas. Los más comunes son los sistemas con circuitos de agua y radiadores conectados a una caldera de gas, aceite o biomasa.

También hay que tener en cuenta que se necesita espacio para instalar un depósito de combustible o almacenar pellets o madera, lo que a veces limita la instalación de algunos sistemas de calefacción. En este caso, el sistema de calefacción puede funcionar con gas si el suministro lo permite.

Hay una gran variedad de opciones para los edificios residenciales: Sistemas de calefacción central que utilizan diversos combustibles, sistemas eléctricos o sistemas individuales de calefacción por gas.

Costes económicos

El gas natural es la opción más barata para calentar su casa en comparación con la calefacción eléctrica, que puede ser hasta cinco veces más cara. Por ejemplo, para una superficie de 90 m² con gas natural, gastará hasta 950 ¤ al año, mientras que la calefacción eléctrica cuesta desde 2.200 ¤ al año.

Otro gasto es el de la propia instalación. Lo más económico es instalar un sistema de calefacción sin mano de obra, es decir, eléctrico. Otra opción es instalar un circuito de agua caliente y radiadores en el exterior, pero no es la solución más estética. La solución ideal es realizar obras para ocultar las tuberías.

Para instalar la calefacción por suelo radiante también hay que hacer obras, en este caso levantar el suelo. Para reducir el coste, lo mejor es aprovechar una renovación completa. Si se hace en un edificio nuevo, se evitarán estos costes, por lo que deben tenerse en cuenta. Para una casa de 100 m², el coste puede ser de hasta 8.000 euros, incluidas las obras.

Eficiencia energética

Además de todo esto, es importante tener en cuenta los criterios de eficiencia energética a la hora de elegir un sistema de calefacción. En el caso de las calderas, se recomienda que sean de condensación. En el caso de la calefacción por suelo radiante, una forma de mejorar la eficiencia es combinarla con sistemas que utilicen energías renovables, como la solar o la geotérmica. Y en el caso de la calefacción eléctrica, las más eficientes son las bombas de calor. También ahorrarás dinero si los mantienes bien y mantienes la temperatura a no más de 21ºC.

Cuestiones frecuentes sobre los sistemas de calefacción

¿Cuál es una manera fácil de ahorrar dinero en la calefacción?

La mejor manera de ahorrar dinero en calefacción es mantener una temperatura media en tu casa de no más de 21-22ºC. Por cada grado que aumente esta temperatura, su consumo se incrementará en un 7% aproximadamente.

Para ahorrar, también es aconsejable tener termostatos que permitan encender y apagar la temperatura y programarla. Y, para ir un paso más allá, los últimos sistemas de domótica permiten controlar, ajustar y programar la temperatura de cada habitación de forma independiente, todo ello desde el smartphone.

¿Es posible instalar un sistema de calefacción sin hacer obras?

Normalmente, la instalación de un sistema de calefacción requiere obras. Los únicos sistemas que pueden instalarse sin mucha obra son los de calefacción eléctrica, como el calor azul.

En otros casos, como el de las estufas de biomasa, es necesario realizar algunas obras, pero son mínimas, ya que sólo es necesario retirar la chimenea.

¿Qué es mejor, la calefacción central o la individual?

Cada sistema tiene sus propias ventajas e inconvenientes. Con los sistemas centrales, las calderas están situadas en zonas comunes, el mantenimiento suele ser más barato y la eficiencia es mayor. Por otro lado, no es posible controlar los tiempos de conmutación y no se puede llegar a todos los pisos en las mismas condiciones.

Con un sistema de calefacción individual, no sólo eliges el tipo de combustible o la fuente de energía, sino que también controlas todo lo relacionado con él: encendido y apagado, mantenimiento, control de la temperatura, etc.

¿Qué sistema de calefacción es el más económico?

En términos de consumo, los que utilizan energías renovables son los más económicos. Sistemas como la geotermia o la aerotermia pueden reducir la factura energética entre un 60 y un 75%. Los sistemas que utilizan biomasa o gas natural también son muy eficientes, y el precio del combustible es más bajo que el de la electricidad.

Cuando se trata de la instalación, ocurre lo contrario. Los sistemas eléctricos no requieren ninguna construcción, por lo que su instalación es prácticamente gratuita. Sin embargo, los sistemas aerotérmicos o geotérmicos son caros.

¿Existen subvenciones para la sustitución o instalación de sistemas de calefacción?

Basándose en los criterios de eficiencia y ahorro energético, las distintas administraciones públicas se plantean planes periódicos que contemplan subvenciones para la mejora de los sistemas de calefacción. Uno de ellos es el plan Renove de sustitución de calderas antiguas por otras más eficientes, cuyas necesidades y cantidades pueden variar de un municipio a otro.

También hay solicitudes regulares de programas de apoyo al uso de energía solar fotovoltaica u otras energías renovables.

Además, el Departamento de Fomento ofrece ayudas para la mejora de la eficiencia energética de viviendas y edificios, incluidos los sistemas de calefacción y refrigeración, en sus planes de vivienda. Estas subvenciones son administradas por las comunidades autónomas.

Aspectos importantes del mantenimiento de la calefacción

Frecuencia de mantenimiento

Todo sistema de calefacción requiere un mantenimiento óptimo para funcionar con la máxima eficiencia. En el caso de las unidades eléctricas, este mantenimiento es prácticamente inexistente. En el caso de las calefacciones de gas o biomasa, es aconsejable realizar un mantenimiento antes de la temporada de invierno, comprobando la presión de la caldera y purgando los radiadores. Los depósitos de aceite deben limpiarse cada cinco años.

No obstante, hay que tener en cuenta que las instalaciones de gas deben ser revisadas periódicamente según el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE), por lo que es recomendable mantenerlas en buen estado de funcionamiento. Por ejemplo, las calderas de gasóleo y los sistemas de calefacción por suelo radiante deben inspeccionarse anualmente y las calderas de gas individuales cada dos años (cada 5 años para la instalación).

Quién lo hace

Siempre debe realizarlo un profesional cualificado y homologado, ya que cada sistema de calefacción tiene sus propias características y requisitos técnicos. Además, a veces es necesario un equipo de medición especial.

Por otro lado, es importante saber que un técnico es capaz de detectar defectos que no siempre se notan hasta que causan daños graves. Si identifica y repara estos defectos antes de que se agraven, prolongará la vida útil del sistema de calefacción de su casa y consumirá menos.

Qué comprobar durante el mantenimiento

Una inspección completa debe incluir todas las partes del sistema de calefacción. En el caso de la caldera, esto incluye la comprobación de la presión, la temperatura, la salida y las fugas de gas o la presencia de fugas. También es necesario revisar las conexiones y todo el circuito de agua y los radiadores en busca de aire, que provoca una pérdida de eficiencia.

¿Cuánto cuesta el mantenimiento del sistema de calefacción?

Esto depende del tipo de sistema y de su tamaño. El coste medio anual de mantenimiento de un sistema de calefacción de gas es de unos 120 €, pero puede aumentar hasta más de 150 € o más si hay que sustituir una pieza o reparar una avería menor.

¿Qué hay que hacer para pasar de la calefacción central a la individual?

Aceptar la descentralización de la calefacción

El cambio de un sistema de calefacción central a un sistema de calefacción individual es un requisito para los ayuntamientos. Hay dos opciones: descentralizar completamente la instalación para que cada vecino instale su propio contador, o instalar contadores individuales en la instalación comunitaria. El cambio debe ser aprobado por una mayoría de tres quintos.

Reparto de los gastos

Son los propietarios quienes deben realizar las inversiones necesarias para adaptar el sistema de calefacción a las nuevas normas. Sin embargo, es normal que el ayuntamiento obtenga presupuestos de varios profesionales para llevar a cabo el cambio en el barrio y así reducir los costes.

Proceso de descentralización

Depende del tipo de instalación. Si se trata de una instalación en bucle, es decir, sólo hay un punto de entrada y salida de la tubería de agua caliente por vivienda, basta con instalar un contador de energía o un calorímetro. Mide el caudal de agua y las temperaturas de impulsión y retorno para calcular la energía consumida.

Cuando se instalan en columnas, todos los radiadores del edificio están conectados verticalmente. Por lo tanto, es necesario instalar asignadores de costes térmicos en cada uno de ellos. Este dispositivo mide la temperatura del radiador y la temperatura ambiente y calcula el consumo en función de la diferencia entre ambas. Además del repartidor de costes, deben instalarse válvulas termostáticas en cada radiador.

¿Cuál es el coste total de la conversión de la calefacción central a la calefacción individual?

Depende del cambio que se haga, pero puede costar hasta 700 euros por hogar con todo el equipamiento necesario y la adaptación de las instalaciones municipales a la nueva medida.